ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER

Mara, Juan y Andrés

El caso de Mara, Juan y Andrés

E

ste es el caso de dos hermanos, Mara y Juan , y su vecino Andrés (preservo sus nombres reales), que van a la escuela n° 38 (ex 10) de Del Viso, partido de Pilar. Yo doy clases de apoyo escolar, por lo cual un día un tal Juan, recién egresado de la primaria de la escuela mencionada, me pide ayuda con unos ejercicios de matemática, entre los cuales se encontraban potencia y radicación, cálculos combinados, etc.

 

Cuando quiero comenzar a explicarle por Whatsapp a Juan, le pido que haga una simple suma: 734 + 279. Pasan varios minutos y Juan no manda la respuesta. Cuando le pregunto si pasaba algo, me dice “estoy haciendo los palitos”. Yo, sin entender, le pido que me mande un video. Para mi sorpresa, Juan estaba dibujando 734 palitos, a los cuales les iba a dibujar 279 palitos más para luego contar el resultado final.

Les recuerdo que Juan está actualmente cursando 1° año de secundaria.

 

Mi primera sospecha es que Juan es un niño con necesidades educativas especiales o problemas de aprendizaje pero, para mi sorpresa, entendió todas las explicaciones sobre cómo sumar (sin palitos), cómo restar, cómo multiplicar, cómo dividir, cómo realizar radicación y potencia en unos pocos días realizando con éxito toda su tarea, el solo.

Pienso entonces que puede ser un caso particular. Algo en la vida de Juan que le impidió aprender en sus años de primaria.

 

Pero unas semanas más tarde, su hermana Mara, de nueve años de edad cursando 4to grado, me pide ayuda con su tarea de números romanos. Al ver que no entiende la mecánica de los mismos, le digo que se basa en sumas. Y, teniendo la experiencia de su hermano, le pido que haga: 8 + 6. Su respuesta fue “¿Y eso cómo se hace?” Ahí entendí que Mara, al igual que su hermano Juan, jamás había aprendido nada en Matemáticas en su escuela.

 

Al conversar de esto con la mamá de Mara y Juan, me comenta que su vecino Andrés es un niño de 12 años que asisitió a la misma escuela que sus hijos y que con 13 años y cursando 1ero de secundaria, todavía NO APRENDIÓ A LEER. No obstante, los maestros siguen enviándole tarea acorde a su curso.

Actualmente me encuentro enseñando a Andrés las sílabas MA, ME, MI, MO, MU.