ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER

Tomy

El caso de Tomy

C

oncurría a un colegio privado de la ciudad de Alvear, en Mendoza. Desde el colegio tenía quejas de su comportamiento, ya desde la sala de 4 años me pidieron que fuera a ver a una psicopedagoga, lo hice. Ese fue el comienzo del peregrinar de años de médico en médico, neurólogos, psicólogos (de la localidad, de San Rafael, de Mendoza) y lo último que hicimos fue llevar a nuestro hijo al Instituto INECO en Buenos Aires, donde después de una semana de entrevistas (diarias) con distintos especialistas, finalmente volvimos del viaje con diagnóstico de Asperger.Y por supuesto, también volvimos con las respectivas indicaciones para todas las docentes y psicopedagoga del colegio para que realizaran las adecuaciones correspondientes… Todo por escrito, firmado y sellado por especialistas.

Esto fue en Julio. Me recibieron todo el papelerío, pero jamás lo leyeron…. en septiembre de ese mismo año, al ver que seguía todo igual: notitas en los cuadernos, le hacían firmar el libro de conducta todos los viernes, y después ya lo ponían en penitencia en horas especiales…. aproveché un acto escolar para preguntarle a los maestros, uno por uno, si habían podido leer los informes que traje y me contestaron que no, que a ellos no les habían dicho nada… Los informes se los había entregado a la psicopedagoga del colegio y ella quedó de resumirlos y “bajarlos” a los maestros para que entendieran….

 

En ese momento, yo ya había empezado a investigar y ponerme en contacto con padres homeschoolers de Bs. As… todo eso sumado a los padecimientos que tenía mi hijo: pesadillas, mal humor, llantos, delgadez extrema, creo que esa fue la gota que derramó el vaso, ver que él padecía tener que ir a la escuela, que ya estaba afectando su salud; eso me dió la pauta para tomar la decisión de dejar de mandarlo a la escuela. Realicé una nota, la llevé personalmente a la Secretaría. Me llamaron para reunirme con la Directora, después con la psicopedagoga y finalmente con la Directora Zonal, y admitieron, que no estaban capacitados para adecuarse a los requerimientos de mi hijo y tampoco lo iban a intentar. Por ende, ese año lo rindió libre, y pasó a 5to. (en papeles). Después nunca más pisó una escuela.

 

Hoy tiene casi 16 años (los cumple el 1 de junio), está sano, aprende de todo a su manera, de acuerdo a sus intereses, tiene un carácter pacífico, es sumamente colaborador, es cariñoso, amable, respetuoso y en las reuniones sociales, que mantenemos con familiares y amigos, siempre se lleva la atención de todos porque cuenta anécdotas graciosas de una manera muy peculiar….