ADD SOME TEXT THROUGH CUSTOMIZER

Otra forma de violencia

NOTA DE INTERÉS

PASAR DE AÑO SIN TENER LOS CONOCIMIENTOS MÍNIMOS

El acoso escolar o la violencia física no son las únicas formas en que algunas escuelas vulneran los derechos de los niños.

También existe la DESIDIA.

 

 

¿Qué es eso?

 

Es la falta de interés hacia ciertos alumnos por parte del establecimiento educativo. Niños con ritmos de aprendizaje más lento que los demás, con trastornos de aprendizaje, con trastornos del espectro autista, con hiperactividad, o hasta niños con altas capacidades intelectuales son el blanco usual para la desidia escolar. Los docentes, al contar con una gran cantidad de alumnos en un mismo grado, no pueden hacerse cargo de las individualidades de cada niño adecuadamente, por lo cual esto lleva en algunos casos a ignorar por completo a los niños que no pueden seguir el ritmo del resto de la clase.

 

En general, estos niños no logran aprender los contenidos mínimos, reprueban en los exámenes y no logran realizar las tareas. Algunos de estos niños repiten el año si su rendimiento académico es muy bajo, pero en general, son aprobados de todas formas, ya que los docentes que los califican reciben órdenes de sus superiores de pasar de año a todos los alumnos (por más que las autoridades de los Ministerios lo nieguen).

 

Los niños que tienen ritmos diferentes a la mayoría deberían recibir apoyo del gabinete psicopedagógico del establecimiento. Lamentablemente son casi inexistentes, y si existen, se dedican a los casos más graves.

Para evitar estas situaciones, son fundamentales los siguientes consejos:

Nunca te guíes por las notas del boletín.

Como ya mencionamos, las notas son muchas veces “dibujadas” para que no haya complicaciones en el establecimiento.

Tené siempre en claro cuáles son los contenidos mínimos que debería saber un niño según el grado al que asiste.

Cada niño tiene un ritmo único, pero en las escuelas existe la “estandarización”. Si tu niño asiste a una escuela, no puede seguir su propio ritmo, ya que luego nadie lo ayudará a nivelarse en un futuro. Si querés respetar su ritmo, lo ideal es optar por otras formas de educación Ver aquí: Educación Alternativa. Si seguís optando por la escuela tradicional, no dejes que tu hijo se retrase con los contenidos. Para saber cuáles son los conocimientos mínimos que necesita un niño según el grado al que asiste, entrá al siguiente enlace:  Ver aquí: Contenidos Mínimos 

Si tu niño está desganado o frustrado al asistir a la escuela o hacer las actividades escolares, tomalo como señal de alarma.

Hablá con tu hijo para conocer el verdadero motivo, contale que es muy común no estar al nivel del resto, y que no tiene por qué sentirse mal al respecto, pero debe decírtelo para que puedas ayudarlo a nivelarse. Pedí reuniones con sus docentes, para que puedan darte su punto de vista al respecto. No dejes que ningún docente o directivo te maltrate, te subestime a vos o a tu hijo, o te den diagnósticos de discapacidad, ya que ellos no son profesionales de la salud y no tienen herramientas para diagnosticar enfermedades, trastornos o discapacidades. Si intuyen algún tipo de trastorno neurológico, realizá consultas con profesionales de la salud, no te quedes únicamente con las palabras de la escuela.